Por muy seria que a veces nos parezca la economía

Por muy seria que a veces nos parezca la economía

Por muy seria que a veces nos parezca la economía, esta no está exenta de ironía, como lo demuestra el hecho de que EE.UU. no pueda celebrar el 4 de julio sin ayuda de China, que haya agricultores que nunca hayan probado producto final de su cultivo. En este artículo compartimos con ustedes algunas de las curiosas paradojas económicas recogidas por el portal Slon.


 1. EE.UU. vs. China A principios del verano algunos analistas empezaron a hablar del comienzo de una nueva etapa de la guerra comercial entre Pekín y Washington. En el 25º aniversario de la masacre en la plaza de Tiananmen los censores chinos cortaron por completo el acceso a los servicios de Google, la policía abrió una investigación contra IBM, mientras que los medios estatales lanzaron una campaña para desacreditar a la empresa global de telecomunicaciones Cisco. Mientras tanto, los políticos norteamericanos instan a sus compatriotas a comprar productos fabricados en EE.UU. De hecho, el Congreso ha aprobado una ley que obliga al Ministerio de Defensa estadounidense a utilizar solo banderas hechas en el país. © REUTERS Petar Kujundzic Pero más allá de estos gestos de cierta hostilidad, Estados Unidos ni siquiera puede celebrar una fiesta tan patriótica como el 4 de julio, el Día de la Independencia, sin ayuda de China, que posee el 98% del mercado estadounidense de fuegos artificiales, incluido el 75% de las ventas de pirotecnia para las grandes celebraciones. El 95% de las banderas de barras y estrellas importados en el país se tejen en fábricas chinas.


2. Las máscaras de Guy Fawkes La máscara de Guy Fawkes, que se hizo muy popular gracias a una novela gráfica y a la película de los hermanos Wachowski 'V for Vendetta', se ha convertido en los últimos años en un símbolo de lucha popular en muchos países del mundo y en símbolo del movimiento Anonymous. De hecho, en la película anti-utópica quien lleva la máscara es un luchador solitario contra un régimen totalitario. © imgur.com / spykez Sin embargo, si en el filme el hombre que lleva la máscara consigue por su cuenta los recursos para sus actividades subversivas, en la vida real parece obvio que las ventas de estas máscaras benefician a alguien. Las imágenes de una fábrica brasileña donde se fabrican las máscaras, recuerdan una distopía, mientras que una parte de sus ventas acaba en los bolsillos de los accionistas de la corporación Time Warner, con ingresos anuales de casi 30.000 millones de dólares.


 3. El amargo sabor de la pobreza Costa de Marfil es el tercer productor de granos de cacao a escala mundial (con alrededor de 1,6 millones de toneladas). La mayor parte de este volumen se cultiva en pequeñas fincas privadas, muchas de las cuales luchan para llegar a fin de mes. © REUTERS Según un reportaje del portal holandés Metropolis TV, los trabajadores de estas granjas nunca han probado el chocolate y tienen una idea muy vaga de lo que se produce a partir de los granos que recogen. Según el reportero, el ingreso diario de la finca es de 7 euros (excluyendo los costos de mantenimiento de la familia y los empleados), cuando una barra de chocolate cuesta 2 euros.


4. Tecnología 'verde' que mata Muchos ecologistas creen que la mejor manera de obtener electricidad es con ayuda de turbinas eólicas y apuestan por los vehículos híbridos. Sin embargo, estas alternativas supuestamente ecológicas causan un daño considerable al medio ambiente. De hecho, para la producción de turbinas de viento o de un coche híbrido Toyota Prius se requiere metal neodimio del grupo de las tierras raras. Este metal se extrae, al igual que otros metales de este tipo, sobre todo en China, donde la cantidad de gases nocivos liberados por la industria de tierras raras supera en 5 veces los residuos de toda la industria del petróleo en EE.UU. © REUTERS Victor Ruiz Caballero El contenido de neodimio en el mineral es extremadamente bajo y su extracción va acompañada por la liberación de grandes cantidades de residuos altamente tóxicos e incluso radiactivos. Documentales realizados en la ciudad de Baotou, en Mongolia Interior, donde se localiza la producción de neodimio, se asemejan a los grabados en Chernobil. Cerca del área de producción se ha formado un enorme estanque tóxico donde no hay peces, ni algas. Tras medio siglo de producción en los campos de Baotou resulta imposible cultivar plantas y criar animales. En los pueblos adyacentes la población se ha reducido de 2.000 a 300 personas, y quienes se han quedado sufren distintos tipos de enfermedades. 5. La dimisión de un alto directivo no resta beneficios La dimisión de un alto directivo suele afectar de una manera significativa al valor de las acciones. Cuando Steve Jobs renunció como CEO debido a problemas de salud en agosto de 2011, en octubre del mismo año las acciones cayeron un 7%. La muerte de Jobs ese mismo mes hizo caer las acciones de Apple un 5% más. © REUTERS Lucas Jackson No obstante, los accionistas no siempre pierden dinero cuando dimiten las figuras importantes. Cuando en agosto 2013 el presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, anunció su dimisión, las acciones subieron un 7% y el mismo Ballmer se enriqueció en 936 millones de dólares. 

 6. Descubrimiento con retraso En 1964 una revista científica de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) rechazó un artículo del físico británico Peter Higgs, en el que hablaba del descubrimiento de las partículas que luego habrían de ser bautizadas con su nombre. Según los editores, la publicación no tenía "ninguna relación aparente con la física".

Share this:

Disqus Comments