Accidentes de tránsito, una mezcla de negligencia

Accidentes de tránsito, una mezcla de negligencia

El uso de celulares y de alcohol son las principales causas de accidentes de tránsito, pese a estar penadas por la ley
 
Una de las principales causas de accidentes de tránsito en República Dominicana es la negligencia. Las leyes no se respetan y como resultado se lloran muertes que, con mayor conciencia, pudieron evitarse.

A juicio de la directora técnica de la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), María Paz Conde, la mayoría de los accidentes ocurren “por culpa del conductor. Se excede la velocidad, conducen bajo los efectos del alcohol y drogas, no se respetan las normas de tránsito”.

Pero independientemente de que muchos de los accidentes en las vías tengan o no un culpable, no existen herramientas concretas para tratar de sacar al país del segundo lugar entre los Estados con más muertes por accidentes de tránsito en el mundo, en relación a su población, con una tasa de 41.7 por cada 100 mil habitantes, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2013. El tránsito terrestre está regulado por la Ley 241-67 y complementada por otros reglamentos y decretos. Pero estos dejan exento puntos que podrían reducir la cifra de muertos por accidentes, que este año ya alcanza las mil 800 víctimas.

A pesar de que el cinturón de seguridad reduce el riesgo de lesión mortal de los pasajeros de los asientos traseros, entre un 25 y un 75%, la ley solo obliga a usar esta herramienta al conductor. El uso de los cascos también está limitado para quien guía una motocicleta.

El informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2013 de la OMS, dice que 111 países, es decir, el 69% de la población mundial, tiene leyes integrales sobre el uso del cinturón de seguridad por todos los pasajeros. Además, el 77 por ciento de los países del mundo dispone de leyes sobre el uso de cascos protectores para todos los usuarios, todos tipos de vías públicas y todos los tipos de motores.

República Dominicana se encuentra en el restante porcentaje que tiene un limitado uso del cinturón de seguridad y de los cascos protectores para los motociclistas, que en el 2010 representaron el 58% de muertes en accidentes viales.

En marzo del 2013 fue la última vez, y con razón, que se habló de la necesidad de modificar la Ley 241-67. El tema salió a la palestra después de la muerte de tres hermanos que fueron atropellados por una yipeta, durante la celebración del triunfo de República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol.

Falta una política vial

El experto en seguridad vial Luis Alba entiende que el reto de disminuir los accidentes de tránsito no es una responsabilidad de Salud Pública, la OTTT o la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), sino que el Estado, en su conjunto, debe implementar una política vial más eficiente.

A su juicio, los tribunales especiales de tránsito deben procesar a los conductores reincidentes en accidentes, por mal manejo y por cantidad de infracciones.

“En otros países los conductores que son reincidentes en la problemática de manejo, la compañía de seguros les tumba esa cobertura y dicen que no pueden seguir conduciendo, a menos que los evalúen de nuevo en Tránsito Terrestre”.

El problema de la inseguridad vial debe abordarse desde los distintos aspectos que son factores de riesgo: el ser humano, la infraestructura vial, el vehículo, el medio ambiente y el sistema de autoridad, según las conclusiones hechas por el Observatorio Político Dominicano (OPD) en su estudio “Mortalidad por accidentes de tránsito en República Dominicana ¿eventual o habitual?”, publicado en febrero de este año.

Alcohol y celulares

Las sanciones contra las personas que conducen bajo los efectos del alcohol y las drogas y los que manejan utilizando teléfonos están en la Ley 241-67 de tránsito terrestre y la 143-01, que prohíbe el uso de teléfonos para el conductor, a menos que “se provea del aditamento de manos libres”. Y a pesar de que la ley castiga en ambos casos, son las principales causas de accidentes, de acuerdo con la directora técnica de la OTTT.

Paz Conde destacó que la entidad que dirige ha definido políticas para enfrentar este mal. Entre las estrategias que buscan implementar están la aprobación de una ley para el uso del alcoholímetro, debido a que la Amet empezó a implementarlos hace unos años, pero que al llegar a los tribunales, se encuentra que no tienen sustento.

Además, obligar a los motociclistas a utilizar el casco protector, llevar la educación vial a las escuelas desde el nivel primario y crear campañas publicitarias preventivas, entre otras medidas.

1.24 millones de víctimas al año

Según la OMS, solo 28 países, en los que viven 416 millones de personas (el 7% de la población mundial), tienen leyes adecuadas relacionadas con los cinco factores de riesgo principales: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, el uso de casco protectores, el cinturón de seguridad y el empleo de medios de sujeción para los niños.

El 16 de noviembre se celebró el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. Anualmente los accidentes de tráfico se cobran la vida de casi 1.24 millones de personas y causan lesiones a otros 50 millones, que pueden llegar a padecer discapacidades.

En República Dominicana, además de los muertos y discapacitados que dejan los accidentes de tránsito, los cálculos nacionales han puesto de manifiesto que cuestan al país casi un 2.5 % del producto interno bruto, según la OPD. l
Segunda causa de muerte violenta
Entre el 2005 y 2012 se produjeron en promedio cinco muertes diarias por accidentes de tránsito. “Después de los homicidios, se trató de la segunda causa de muerte violenta del período, con un total de 13,869 fallecidos, el 38% de todas las muertes violentas”, según el estudio “Mortalidad por accidentes de tránsito en República Dominicana ¿eventual o habitual?” publicado por el Observatorio Político Dominicano (OPD) en febrero de este año.

Share this:

Disqus Comments