La doble moral de los nacionalistas

La doble moral de los nacionalistas

Jesús AdónNo nos dejemos engañar por la propaganda racista de un grupito de pseudo-nacionalistas pertenecientes a la corriente política conservadora y a la clase dominante de este país, que desde la fundación de la República, el 27 de Febrero de 1844, siempre ha estado en el poder. Esta minoría nunca ha creído ni ha trabajado por la soberanía plena de nuestra nación.
Desde Pedro Santana hasta los actuales gobernantes, pasando por Buenaventura Báez, Trujillo y Balaguer, solo con las honradas excepciones de Ulises Francisco Espaillat, Caamaño y Bosch, todos los que han llegado al poder lo han hecho de rodillas a las potencias extranjeras, en algunos casos permitiéndoles el acaparamiento de amplias porciones de nuestro territorio.
Ahí están los hechos históricos para demostrarlo. Estamos por lo tanto, en relación al tema haitiano, en presencia de un discurso propagandista de nuestra clase dominante, empapado de doble moral. Los verdaderos traidores de los intereses de ambos pueblos, son las cúpulas de gobierno de aquí y de allá, siempre aliadas al poder extranjero.
Si nos ponemos a repasar los momentos más sobresalientes de nuestra historia, encontraremos los gestos de solidaridad militante entre ambos pueblos, acontecidos durante la separación de 1844, la que otros llaman Independencia. De igual manera ocurrió en medio de la guerra Restauradora, en los dolorosos 6 años del gobierno de Báez, y durante la ocupación yankee de 1916 hasta 1924 y luego la intervención de 1965.
Incluso, en esta agresión imperialista, hubo hermanos haitianos que murieron aquí luchando junto a los dominicanos de verdad, como en el caso del poeta e intelectual JACQUES VIAU RENAUD.
Todo lo demás es pura y simple pamplina pseudo-nacionalista para engañar los ingenuos.
Los conservadores “nacionalistas” de hecho no tuvieron reparos en fusilar a Francisco del Rosario Sánchez, Francisco Caamaño, Manolo Tavarez Justo y otros tantos verdaderos patriotas y los que no los han fusilado, los han deportado, como hicieron con el fundador de la República Juan Pablo Duarte y el presidente Juan Bosch.
En cambio, cuando se han enfrentado a la cúpula gobernante haitiana, (que no es lo mismo que el pueblo haitiano), como lo hicieron Santana, Báez y compartes, fue para anexarnos a España, Francia, Inglaterra o Estados Unidos.
Es decir, solo creían entonces y siguen creyendo ahora en su particular interés de clase y de grupo de poder económico y político.
Y no olvidemos que la responsabilidad de que aquí haya tantos indocumentados haitianos, es de los que siempre han mandado aquí, que en complicidad con los que siempre han mandado allá, han tenido en el tráfico de personas, su mejor negocio.
Con el agravante de que sus grandes fincas agrícolas, fábricas y construcciones tanto públicas como privadas, contratan manos de obra indocumentada para pagarles la mitad del salario, mientras ellos engordan y llenan sus bolsillos con el sudor ajeno.
Asi si es bueno,
 Por Jesús Adón

Share this:

Disqus Comments