Quien son los culpables de la penetraccion haitiana

Quien son los culpables de la penetraccion haitiana

A los hombres sombríos


Chiqui Vicioso
(y 2)
Estábamos almorzando cuando un correctísimo, educado y amable oficial, en lo que creía un arranque de patriotismo, dijo que él continuaría la labor de Sánchez y Mella, sacando del país a todos los haitianos.
Antes de hacerlo, le contesté, debe arrestar a prominentes miembros del empresariado agroindustrial y de la construcción, que son los que han invadido el país con trabajadores haitianos, por dos razones: para prevenir la formación y consolidación de una clase obrera dominicana que pueda emerger como sujeto contestatario en la política nacional, como sucedió en Brasil con Lula; y por la indefensión laboral de los obreros haitianos.
Como emigrante a USA y participante en múltiples luchas de la dominicanidad ausente por sus derechos humanos básicos, siempre he sostenido lo que afirmaba Don Juan Bosch, que si Haití estuviera en nuestra situación nosotros seriamos los que emigraríamos en masa a su territorio.
Heredamos una historia hispanófila que nunca nos contó que cuando Haiti nos invadía no eramos la República Dominicana, sino un territorio francés o español que adversaba la única revolución de esclavos en el nuevo mundo, gloriosa revolución que derroto al imbatible ejercito napoleonico. Ni que cuando Dessalines nos invadió fue porque habíamos restaurado la esclavitud hasta en niños desde los ocho años en adelante.
Esto no quiere decir que no denunciemos la irresponsabilidad de los gobiernos haitianos frente a sus emigrantes, pero no es atacando a las víctimas sino denunciando a la clase hegemonica haitiana, como comenzaremos a aclarar la situación.
Decia Don Juan en su carta a los intelectuales que el odio hacia los haitianos le entristecia, como nos entristece hoy a nosotros que somos los haitianos del mundo dondequiera que emigramos, ahora sin argumentos para concitar la solidaridad, o la compasión, porque, como siempre, es el emigrante llano el que paga por las decisiones políticas de su gobierno.
Creemos que la manipulación de nuestras masas con el peor de los sentimientos: el racismo y con el falso patriotismo, solo sirve para desviar su atención de las verdaderas causas, y los verdaderos causantes, de nuestros males, y evidencia el resurgimiento del trujillismo en la cultura nacional.
Así como en el mundo espiritual el miedo abre las puertas del mal, si no se enfrentan con firmeza los intentos de los malos dominicanos de arrinconar a la sociedad pensante, lloraremos como timoratos lo que no supimos defender cuando era hora.
quien 

Share this:

Disqus Comments