Geny Lozada: Sin Mujeres No Hay Democracia!

Geny Lozada: Sin Mujeres No Hay Democracia!

genyGeny Lozada.
Sec. Gral FJD/
El 8 de Marzo se conmemoran las luchas de mujeres y hombres por lograr la igualdad, la justicia, la paz y el bienestar general para toda la humanidad, en especial la equidad entre hombres y mujeres.
El día Internacional de la Mujer fue propuesto por Clara Zetkin en 1910, integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección, durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, Dinamarca. Empero es en 1977 que la Asamblea General de las Naciones Unidad, declaró como oficial el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.
Este glorioso día, para las mujeres está marcado con el sello de la lucha política por la conquistas de sus derechos fundamentales. En esa fecha, por ejemplo en Nueva York, en el año 1857 un grupo de obreras textil, decidieron ocupar la fábrica en que laboraban, exigiendo igualdad de salarios y jornada de ocho horas, los patronos incendiaron la fábrica y 146 mujeres mueren calcinadas, otras resultaron heridas.
A partir de éstos hechos, las mujeres han logrado producir leyes, tratados y convenios internacionales, de los cuales el Estado Dominicano ha firmado y mediante los cuales asume el compromiso de implementar las medidas necesarias para promover la igualdad y la equidad de género en sus políticas, programas y proyectos. Sin embargo, estas declaraciones no han trascendido en políticas públicas, con asignación de recursos suficientes para su implementación.
De manera específica, en los procesos de gestión de los recursos humanos, la capacitación de personal, y en las condiciones de trabajo referente a licencias y permisos de salud propia o de familiares directos, protección a la maternidad, entre otras; se requiere adecuar la legislación y sus reglamentos al concepto de trabajo decente.
Aunque nuestro sistema político se ha comprometido con una cuota de participación femenina en la política y en el Estado, las mujeres están sub-representadas en los tres poderes públicos; concretamente en el Poder Ejecutivo, el Senado, la Cámara de Diputados, y en los Gobiernos Locales, con porcentajes de 14.3%, 12.5%, 20.9% y 11.3%, respectivamente, en ninguno se alcanza la cuota del 33.3%. Del mismo modo en el Poder Judicial, especialmente en las Altas Cortes, su participación solo asciende en los niveles más bajos, exceptuando la Corte de Apelación de NNA y los Juzgados de Paz.
En el mercado laboral, según el Banco Central (Octubre, 2014), la tasa de ocupación de los hombres (63.7%) casi dobla las mujeres (36.2%); y en cambio la desocupación masculina es casi menos de la mitad (36.2%) que las mujeres (63.8%), haciendo patente las restricciones de acceso al empleo que afecta a las mujeres. La distribución de la tasa de ocupación por edad, revela que los hombres tienen una vida laboral más extensa que las mujeres, ellas ingresan más tarde y salen más temprano.
En República Dominicana la brecha salarial es de un 26%, según el Banco Central (BC). El Comité Interamericano de los Derechos Humanos indica que un 5% del personal que corta caña en los bateyes del país son mujeres y que a éstas les pagan la mitad que a los hombres por ese trabajo.
En la actualidad en nuestro país se discute una reforma al Código Laboral propuesta por el sector empresarial donde pretender reducir considerablemente y eliminar reivindicaciones producto de las luchas sociales de nuestro pueblo. Como lo son la eliminación de la cesantía y la posibilidad de pactar una terminación por mutuo acuerdo con una empleada embarazada o que la empleada misma pueda ejercer el desahucio. Una propuesta inconcebible cuando en la legislación laboral internacional se recomienda la extensión de la licencia a 14 semanas por maternidad, pero en algunas situaciones a las mujeres se les limita este derecho con coacciones verbales y psicológicas. Las mujeres dominicanas sufren discriminación laboral por causa de su situación familiar y una concepción del trabajo superada por el concepto de trabajo decente.
Los temas principales de género, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto General del Estado 2013 y el Plan Nacional Plurianual del Sector Publico 2012-2016, son la violencia de género y el funcionamiento de las Oficinas de Equidad de género a nivel provincial. Sin embargo, en la atención a la Violencia Intrafamiliar y de género las acciones principales están dirigidas a atención y sanción en respuesta a situaciones de violencia ya cometidas; pero no se vislumbra un plan de prevención dirigido a toda la población.
También se echa de menos la falta de un presupuesto adecuado para el Ministerio de la Mujer, y por el contrario recibe uno de los presupuestos más bajos, que junto al MAP y el Ministerio de la Juventud equivale al (0.5%) del presupuesto de todos los ministerios. Pero el presupuesto para la equidad de género no solo es escaso, sino incluso una parte del mismo depende de la cooperación internacional y limitando sus posibilidades en la agenda pública.
En estos años de “Democracia” donde la derecha nos ha gobernado mediante sus partidos PLD, PRD y PRSC, las mujeres hemos sido excluidas, olvidadas, utilizadas, vistas como un objeto en sus maniobras clientelares.
La igualdad entre hombres y mujeres solo es posible con un gobierno que tenga la voluntad de hacerlo, las legislaciones y compromisos internacionales están ahí. Solo es cuestión de ejecutarlos. Hacer esto realidad, implica cambiar el sistema político, social y económico conjuntamente con acciones concretas para desmontar la cultura machista y patriarcal heredadas de ancestrales patrones esclavistas y discriminatorios refrendados por los gobiernos que hemos tenido.
Sin mujeres no hay democracia!
Geny Lozada

Share this:

Disqus Comments