Panamá prorroga visado a cerca de 39.000 extranjeros por razones humanitarias

Panamá prorroga visado a cerca de 39.000 extranjeros por razones humanitarias

amá
El Gobierno de Panamá aprobó hoy un decreto mediante el cual prorroga por 6 años el permiso de residencia temporal a unos 39.000 extranjeros que lo obtuvieron en unas controvertidas ferias migratorias, ya extintas.
El decreto va dirigido solo a aquellas personas que entraron en Panamá gracias al programa de regularización extraordinaria conocido como Crisol de Razas, cuyos permisos de residencia se vencerán en distintas fechas a lo largo de este año.
El Crisol de Razas se realizó por última vez a finales de 2014, después de que el presidente panameño, Juan Carlos Varela, decidiera suspenderlo por considerarlo inapropiado.
"No les podemos decir ahora (a los beneficiados), después de que se acogieron al programa y tomaron ciertas decisiones de vida, que no se les va a renovar el visado. Sería inhumano", dijo el ministro panameño de Seguridad Pública, Rodolfo Aguilera, en una rueda de prensa.
Cerca de 60.000 personas recibieron permisos de residencia temporal en Panamá con Crisol de Razas, una feria impulsada durante la Administración del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), y duramente criticada por sectores panameños.
Actualmente quedan en el país alrededor de 39.000 extranjeros que regularizaron su situación a través del Crisol de Razas, que de no haberse firmado el decreto hoy, quedarían en la ilegalidad en la medida en que los permisos vayan venciendo.
El Gobierno panameño dijo este viernes que calcula que pedirán la prórroga de permisos de residencia solo 30.000 personas.
El ministro panameño de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), Luis Ernesto Carles, precisó que de las cerca de 39.000 personas que se acogieron al Crisol de Razas solo 17.739 tienen permiso de trabajo, porque muchos de los beneficiados son niños, ancianos y amas de casa.
"No se van a otorgar nuevos permisos de trabajo, solo son prórrogas de los ya otorgados", añadió el ministro Carles.
Para obtener un permiso de trabajo en Panamá es necesario tener primero la residencia temporal o permanente.
La tramitación de las nuevas residencias temporales tendrá un coste de 500 dólares, 1.000 dólares o 2.000 dólares dependiendo de la nacionalidad del inmigrante y no será necesaria la contratación de un abogado, explicó el director general del Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo.
La concesión de la prórroga, por seis años, se va a hacer de manera gradual y las personas afectadas tendrán que pedir cita a través de la página web del Servicio Nacional de Migración, señalaron las autoridades.
El programa Crisol de Razas, que desarrolló más de una decena de ferias en cinco años, fue duramente cuestionado por el gremio de abogados del país, que pidió insistentemente su suspensión al considerar que no respetaba la normativa migratoria nacional y que causaba problemas de seguridad ciudadana.
"Panamá es un país de inmigrantes. La inmigración no es un problema de Estado, es una oportunidad (...) pero hay que amoldarla a la oferta laboral del país", indicó el ministro Aguilera.
Una nueva ley migratoria se encuentra en el Parlamento de Panamá a la espera de ser discutida, tras haber pasado el primero de tres debates.
En los últimos años, debido a su pujanza económica y a su estabilidad sociopolítica, Panamá ha sido uno de los destinos más elegidos por muchos migrantes de la regió

Share this:

Disqus Comments