Destaca militancia PLD es pateada por los dueños del país y del partido

Destaca militancia PLD es pateada por los dueños del país y del partido

Por Jacobo Colón
En todo proceso electoral se libra una lucha de intereses, posiciones, propuestas, planteamientos y discursos casi siempre contrarios a los expresados por el adversario.
Esas luchas por el poder son verdaderas batallas de ideas y jornadas de convencimiento al elector para que tome las decisiones que más convenga a determinada agrupación política.

Pero no solo es convencer y motivar, además de cara al proceso electoral del próximo año un elemento de máxima importancia es llevar ese convencimiento a la práctica, ósea que el que está convencido acuda a sufragar.
Un proceso electoral es una batalla,  pero el hecho de que hayamos cambiado las armas por las palabras, los torpedos por propuestas y que en vez de amenazas tratemos de persuadir para poder vencer no significa que prescindamos de las herramientas útiles para cualquier enfrentamiento.

Todo proceso electoral  es una guerra  pero con armas sofisticadas que han dejado de ser  letales pero si efectivas en cuanto a la consecución de los fines perseguidos;  y  como toda guerra también se compone de cientos de batallas.

A pesar de no haber sido militar ni tener la más mínima experiencia  por un asunto lógico entendemos que antes de librar cualquier guerra hay que revisar armamentos, indumentarias, logística y provisiones alimenticias para salir airoso.

Pero lo más importante es el entusiasmo, la salud y la motivación de los soldados que van al combate, sin importar el tamaño del ejército, la motivación de los combatientes es lo más importante.

Algunos estudiosos de la biografía del emperador  Francés Napoleón Bonaparte atribuyen sus grandes triunfos en la guerra al entusiasmo que sus palabras impregnaban  en los soldados antes de salir a pelear.

Pasión, entusiasmo, motivación, frenesí,  gallardía, fogosidad, ímpetu y confianza en sí mismos son herramientas fundamentales para ganar cualquier batalla, ya sea  esta bélica o electoral.

Es por eso que nos  hacemos las siguientes preguntas buscando respuestas que ni los más conspicuos defensores de este gobierno pueden contestar.

¿Cómo piensa ganar el PLD con el desencanto de sus soldados?

¿Cómo triunfará Danilo Medina si parte del Ejército peledeista está herido?

¿Ganará el PLD cuando sus soldados o miembros de la base están llenos de pesimismo y desesperación?

¿Será que se está confiando solo en la popularidad del primer mandatario de la nación?

Entiendo que señora popularidad no votará en el 2016.

¿Ganaremos por los números que presentan las diferentes encuestas?

Doña encuesta se quedará en su casa y el señor percepción no será tomado en cuenta cuando se vayan a contar los votos emitidos en las urnas.

¿Quiénes buscarán los votos para que el PLD se mantenga en el poder en el 2016?

¿Popularidad, encuesta o percepción?

Creo que ninguno de estos tendrá participación el día de las elecciones.

Pero esto no lo entienden los que embriagados de popularidad y obnubilados de poder han  olvidado la historia del más reciente proceso electoral.

No recuerdan estos ilustres compañeros que hace apenas 3 años Hipólito Mejía estaba súper confiado de que ganaría las elecciones del 2012 con más de un 60%.

Con ese 60% Hipólito Mejía no vio la necesidad de curar las heridas de su proceso interno, de buscar ni acercarse a Miguel Vargas y las consecuencias de haber actuado con torpeza lo hizo morder el polvo de la derrota.

Así como “Llego Papa” se descuidó se están descuidando “Los Danilistas” que entienden que no necesitan de nadie más para mantenerse en el poder.

Nos enseñaron que la historia se estudia para no volver a repetir los mismos errores.

Esperemos que la señora popularidad salga a buscar los votos de la mano de Doña encuesta y acompañados del señor percepción para ver cuántos sufragantes conseguirán.

Son los militantes peledeistas, hoy pateados y olvidados por los dueños del país y del partido los que arriesgando su vida buscan los votantes en calles y callejones para que la popularidad se traduzca en  triunfo.

 Esperemos que no sea tarde para solucionar estos males y actuar cuando ya no haya tiempo.

Fuente: ciudadoriental.org

Share this:

Disqus Comments