Presidentes o dictadores?. Los eufemismos de la prensa

Presidentes o dictadores?. Los eufemismos de la prensa




Estoy seguro que a muchas personas que ven un noticiero televisivo o escuchan uno radial, leen un periódico o una revista, alguna vez se habrán preguntado -como yo lo he hecho-  porqué los medios masivos de comunicación se aferran a unos eufemismos periodísticos, los cuales son totalmente divorciados de la realidad que tratan de dar a conocer?
Me parece que a la luz de la ética y del principio de informar con honestidad y apegados a la verdad, tales prácticas deben ser relegadas, porque aparte de ser deshonestas,  crean una información o apreciación errada en los lectores, que conlleva a que tengan una visión deformada sobre una determinada realidad social, política  o de un hecho determinado. 
Como  ya sabemos, a lo largo de la historia el ser humano ha desarrollado diversas formas de ejercer un gobierno, con estructuras y normas establecidas de las más diversas. En consecuencia com mi estilo, vamos a definir algunas de ellas antes de hacer más extensiva esta modesta opinión, a fin de que la lectura sea más expedita.   
 Qué es un presidente?
Es una palabra que proviene del latín “praesidere” o “estar al frente”. En el ámbito político,  es el funcionario a nivel público electo por un período determinado, en cuya persona se asienta u ostenta el poder ejecutivo  de un Estado o una región determinada.
Qué es un dictador?  
    El término proviene del latín “dictatura” y podemos definirlo como la persona que se  otorga el derecho  de gobernar con poderes absolutos  y sin someterse a ninguna ley. Abusa de su superioridad, de su fuerza o de su poder en relación a los demás. En la antigua Roma, era el magistrado supremo que nombraba a los cónsules en momentos de peligro.  
Qué es una monarquía?
La acepción proviene de la fusión  de los términos griegos “monos’ (uno) y “arkein”  (poder). En consecuencia,  es la forma de gobierno en la que el cargo supremo en una persona es vitalicio y de manera generalizada, designado según el orden hereditario.
Definidos los conceptos y conocidas ciertas formas de ejercer el poder, paso al desarrollo del tema y a las interrogantes de que les hablé al comienzo.
PRESIDENTES O DICTADORES?
Desde que asumió el poder  el 1ro. de enero del 1959, fruto de una revolución armada en contra del presidente Fugencio Batista Saldívar, a Fidel (Hipólito)  Alejandro Castro Ruz la prensa siempre lo ha identificado como “el presidente cubano”. De la misma manera,  cuando el 31 de julio del 2006, este (Fidel) delegó el poder  por razones de salud a  su hermano Raúl Modesto Castro Ruz,  también se le endilgó el título de “presidente de Cuba”.
Acaso existe en Cuba un sistema de gobierno monárquico, por lo cual se debe aceptar como bueno, válido y constitucionalmente establecido, que un hermano le entregue el poder al otro de manera pura y simple  como lo hizo Fidel Alejandro con Raúl Modesto ?
Basado en lo anterior, es por lo cual siempre me pregunto: en qué proceso electivo, participativo, con el voto popular del pueblo y  con oposición político-partidaria resultó electo Raúl Modesto y anteriormente, Fidel Alejandro Castro, para que la prensa les llame “presidente”?
Cuando la democracia participativa tuvo su escenario ascendente a finales del siglo XIX, el concepto de “dictador” volvió a surgir a la palestra pública para designar a toda aquella persona que encabeza un gobierno “manu militari”, o sea, por la fuerza y de manera absoluta. En consecuencia con ello, el principio elaborado por  Charles  Louis  de Secondat, mejor conocido como “Montesquieu”, de que la democracia moderna y participativa se fundamenta en tres vertientes de los poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, es hecho triza cuando se asume el mando bajo esa modalidad política como lo han hecho los Castro en Cuba.
APRECIACION ERRADA DEL CONCEPTO
No solo los medios de comunicación masiva, sino periodistas, articulistas, profesionales, políticos y personas comunes,  cometen el error de solo identificar como dictadores a personajes políticos en el  poder de la extrema derecha. Lo más curioso e inexplicable, es que si el que ostenta el mando es de la extrema izquierda o en su defecto es “antiyankista”,  se gana ipso facto el calificativo de “presidente”. Vamos a poner algunos ejemplos que solidifican y sustentan mi criterio en ese sentido.
a) Rafael Leonidas Trujillo Molina  (El Jefe),  asumió el poder en la República Dominicana el 16 de agosto de 1930, luego de derrocar mediante un golpe de estado al presidente electo  Felipe Horacio Vásquez Lajara, gobernando con manos férreas 31 años hasta su ejecución el 30 de mayo de 1961.  Su gobierno fue de extrema derecha y anticomunista consumado. Siempre se le llamó “El dictador Trujillo”
b) Omar  Efraín Torrijos Herrera, llegó al poder en Panamá mediante un golpe militar junto con otros militares al derrocar al presidente electo Arnulfo Arias Madrid. El mismo se ascendió a “general”, tuvo poderes absolutos, disolvió los partidos políticos y se mantuvo en el poder hasta su muerte en un accidente aéreo el 31 de julio de 1981. Se proclamó  “Líder Máximo de la Revolución Panameña”, fue muy amigo de Fidel Castro Ruz y siempre mostró cierto sesgo “antiyankista”. Se ganó el calificativo de ” El presidente Torrijos”
c) Juan  Francisco Velasco Alvarado, fue un militar peruano, el cual llegó al poder al dar un golpe de estado en contra del presidente electo Fernando Issac  Sergio Marcelo Marcos Belaúnde Terry el 3 de octubre de 1968. Marcó un gobierno dictatorial, nacionalista de tipo izquierdista, nacionalizó muchas empresas establecidas, suprimió la libertad de prensa y expresión, deportó a sus oponentes y estableció alianzas sólidas con la Unión Soviética, recibiendo de Moscú muchos armamentos modernos y respaldo político a su régimen. Gobernó hasta el 29 agosto de 1975. Como todo populista, llevó al Perú a un colapso total de su economía. Se le llamaba ” El presidente Alvarado”.
d) Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, un Comandante en jefe del Ejército de Chile, encabezó un golpe de estado en contra del izquierdista presidente Salvador Guillermo Allende Gossens el 11 de septiembre de 1973. Gobernó por un período de 17 años y,  a diferencia del golpe de  Hugo Rafael Chávez Frías, preservó a la patria de  Bernado  O’Higgins Riquelme de caer en las manos del castrocomunismo y evitó con ello, poner a los chilenos como están hoy en día los venezolanos: haciendo largas colas para poder comprar lo poco que pueden, siendo marcados en sus manos como si fueran animales para poder ingresar a un mercado estatal y matándose entre si cuando llega una caja de pollos. La prensa lo llamó  “El dictador Pinochet”.
Todos subieron al poder cuasi de la misma manera, ejercieron el mismo de manera absoluta, fueron despiadados con sus opositores  y fueron regímenes “manu militari”, pero fueron “calificados” por la prensa y,  en consecuencia,  por el ciudadano común de diferentes maneras. Es evidente que en ello hay un rasgo de identificación ideológica partidaria hacia un determinado sector y ello es una clara renuncia a la visión objetiva e imparcial que debe primar en la prensa como generadores de opinión pública.
Esta manera peculiar, inaceptable, impropia y de poca seriedad de definir a ciertas figuras políticas, me parece que la misma puede ser plausible en ciertas personas o enanos mentales, muy poco dados a la lectura y cuya masa cerebral ha sido desplazada por el fanatismo ideológico;  pero que la misma proceda de medios masivos de comunicación y sea un estilo consuetudinario de periodistas y/o profesionales de distintas áreas, eso raya en lo ridículo y demuestra una pobre visión de conceptualización correcta de los hechos políticos que registra la historia.

Es por eso que, siendo honesto al exponer mis  humildes opiniones ante el público, en mis 65 artículos escritos para este medio de prensa, siempre que he tocado el tema cubano, nunca he usado ni tampoco usaré el término “presidente” para referirme a los dos asesinos, sátrapas y protervos hermanos Castro, los cuales han ejercido el poder dictatorial en la isla de manera cruel, despótica y perversa.
En consecuencia, ya finalizando esta humilde ponencia escrita,  pienso, que esa anemia visual de ver las cosas que tiene la prensa hoy en día,  encaja perfectamente en la sabia y profunda reflexión que plasmó en su conocida cuarteta el pensador y escritor español Ramón María de las Mercedes de Campoamor y Campoosorio cuando escribió: “En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

Fuente: almomento.net

Share this:

Disqus Comments