Bloomberg analiza la explotación del petróleo de esquisto y la presión de la OPEP

Bloomberg analiza la explotación del petróleo de esquisto y la presión de la OPEP

Para una industria que ya estaba empujando sus esfuerzos de reducción de costos hasta los límites, los nuevos descensos son un golpe devastador. Estos perforadores “no están configurados para sobrevivir a un petróleo en los US$30”, dijo RT Dukes, un analista principal contracorriente senior de Wood Mackenzie Ltd. en Houston
Foto: Acento.com.do/Archivo/Los precios del petróleo, que subieron tan rápidamente como el crecimiento económico mundial en la década de los 2000, impulsaron la demanda de energía, lo que hizo rentable perforar el esquisto. La producción saltó más de 60% desde finales de 2010
REDACCIÓN.-En 2015, las instalaciones de fracking –fracturación hidráulica- que salpican las llanuras ricas en petróleo de Estados Unidos lanzaron todo el crudo que tenían a US$50 por barril.
Para hacer frente a la caída de precios del 50%, despidieron a miles, concentraron sus equipos solo en las mayores productoras de crudo, y utilizaron tecnología de vanguardia para exprimir todo el petróleo que pudieron sacar de cada pozo, comienza diciendo Dan Murtaugh, en su artículo publicado por Bloomberg News.
Esos esfuerzos, para sorpresa de muchos observadores, tuvieron éxito en gran medida. Este mes, la producción de petróleo de Estados Unidos se mantuvo dentro de un 4% de una altura de 43 años.
¿El problema? El petróleo ya no está a US$50. Ahora se cotiza alrededor de US$35.
Para una industria que ya estaba empujando sus esfuerzos de reducción de costos hasta los límites, los nuevos descensos son un golpe devastador. Estos perforadores “no están configurados para sobrevivir a un petróleo en los US$30”, dijo RT Dukes, un analista principal contracorriente senior de Wood Mackenzie Ltd. en Houston.
La Administración de Información de Energía pronostica ahora que las empresas que operan en los Estados Unidos en las formaciones de esquisto (shale) reducirán la producción en un récord de 570,000 barriles por día (b/d) en 2016. Ese es precisamente el tipo de “capitulación” que la OPEP está buscando, ya que inundan el mundo con petróleo, deprimiendo los precios y presionando al universo de productores con costos elevados.
Es una estrategia de alto riesgo, cuyo éxito dependerá en última instancia de si los perforadores de esquisto abandonan antes el juego de que el dolor financiero en las naciones de la propia OPEP se vuelva más intenso de la cuenta.
Los perforadores, incluidos Samson Resources Corp. y Magnum Hunter Resources Corp. ya se declararon en bancarrota. Alrededor de US$99 mil millones en valor nominal de los bonos de energía de alto rendimiento se están negociando a precios peligrosos, según Spencer Cutter, el analista de Bloomberg Inteligence. El Índice de Energía Alto Rendimiento BofA Merrill Lynch de Estados Unidos renunció a la casi totalidad de su rentabilidad superior desde 2001, con el rendimiento alcanzando su nivel más alto en relación con el mercado general en al menos de 10 años.
“Se va a ver un repunte en declaraciones de quiebra, un repunte en las ventas de activos en dificultades y un repunte en los intercambios de deuda en problemas”, dijo Jeff Jones, director general en Blackhill Partners, una firma de banca de inversión con sede en Dallas. “Y un petróleo a US$35 va a acelerar claramente la angustia”.
El esquisto y el petróleo
Para comprender por qué la producción está a punto de colapsar, tenemos que volver a la forma en que se produjo. Los geólogos tienen conocimiento del esquisto desde hace mucho tiempo. Es lo que ellos llamaban la “roca fuente”: el petróleo y el gas se filtraron desde la pizarra a la tierra porosa que la rodea, de la cual los perforadores los podrían bombear fácilmente. El esquisto en sí era tan impermeable que los pozos se secarían casi inmediatamente.
Un especulador llamado George Mitchell resolvió el problema utilizando taladros direccionales para tallar un agujero horizontal largo a través de la capa de pizarra, para luego bombardear ese túnel con ráfagas a alta presión de agua, con productos químicos y arena con el fin de crear millones de pequeñas fisuras por donde el petróleo y el gas podrían escaparse. El método funcionó, pero era demasiado costoso para implementarlo a gran escala.
Los precios del petróleo, que subieron tan rápidamente como el crecimiento económico mundial en la década de los 2000, impulsaron la demanda de energía, lo que hizo rentable perforar el esquisto. La producción saltó más de 60% desde finales de 2010.
La expansión de la producción llegó justamente cuando el crecimiento se desaceleró de su ritmo vertiginoso. En la medida en que la oferta superaba la demanda, los precios cayeron desde los US$100 a los US$70 y luego, después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo decidiera mantener el bombeo a niveles casi récord, a alrededor de los US$30.
“El petróleo de esquisto es perjudicial”, dijo Dukes. “Trajo grandes volúmenes en un período corto y eclipsó el crecimiento de la demanda, y el mercado del petróleo empezó verse cada vez peor”.
Recorte de gastos
Un retorno al petróleo barato se pensaba que sería un desastre para el petróleo de esquisto, pero las empresas descubrieron la manera de aumentar la productividad y reducir los costos.
Los productores redujeron el gasto, bajando en más de 60% las plataformas en EE.UU. Entonces, perforaron y fracturaron con mayor rapidez, lo que significó que un menor número de equipos de perforación y de trabajadores podrían atender la misma cantidad de pozos. Se concentraron en sus mejores zonas y utilizaron más arena y agua en el proceso de fracturación hidráulica, por lo que cada pozo produjo más crudo. En abril, cuando el número de equipos había bajado a la mitad, la producción continuó aumentando.
Todo lo que trajo ese esfuerzo fue llevar los precios más abajo, y que las expectativas de una recuperación de los precios se desplazaran a un futuro más distante. Pero ahora las empresas de esquisto se enfrentan a un futuro sombrío, después de haber jugado la mayoría de sus mejores cartas.
“Existe un margen limitado para nuevas reducciones en los costos de producción”, dijo Mike Wittner, jefe de investigación de mercado de petróleo en Societé Génerale, en una nota a sus clientes. “A pesar de que las mejoras tecnológicas y la eficiencia pueden continuar gradualmente, las renegociaciones de las petroleras con los contratistas están esencialmente por hacer, y también lo está un cambio rápido para concentrarse sólo en las áreas principales”.
Los perforadores de esquisto no son los únicos que están sufriendo. La estrategia de la OPEP les está causando dolor a sus miembros. Arabia Saudita se dice que está considerando la venta de participaciones en empresas de propiedad estatal para ayudar a frenar un déficit presupuestario que alcanzó el 20% de su economía. El ministro de Petróleo de Venezuela, Eulogio Del Pino, dijo que la industria está “a las puertas de una catástrofe”, si la producción de crudo supera la capacidad de almacenamiento.
Superabundancia de suministro en 2016
Incluso una caída en la producción de Estados Unidos podría no ser suficiente para drenar un exceso de oferta global que cuenta con casi 3 mil millones de barriles de petróleo y productos como la gasolina en los tanques de almacenamiento de los países desarrollados, según la Agencia Internacional de Energía.
Es probable que el mundo se mantenga sobre abastecido en cerca de 1 millón de b/d durante la primera mitad del próximo año, antes de lograr un equilibrio, dijeron los analistas de Jefferies LLC en una nota de investigación del 18 de diciembre.
“La mayoría de las empresas han entrado en el modo de contracción, diciendo que su objetivo es permanecer así durante este mercado”, dijo Raoul LeBlanc, analista de IHS en Houston. “El precio actual es insostenible. Por desgracia, tenemos que mantenerlo por un tiempo más largo”.

Share this:

Disqus Comments