ORLANDO, MÁS VIGENTE QUE NUNCA

ORLANDO, MÁS VIGENTE QUE NUNCA


Hoy se cumplen 41 años del vil asesinato de uno de los jóvenes dominicanos más brillantes de nuestra historia reciente, nos referimos a Orlando Martínez.
Orlando fue un estudiante, un militante revolucionario, un ser humano y un periodista, verdaderamente ejemplar. De un gran talento, bondad e inmenso compromiso social con el pueblo dominicano y más allá.
Orlando se destaca por su militancia revolucionaria, sus meritorios escritos y su ejercicio periodístico. Los cuales dedicó a enfrentar -con un valor digno de admiración- la represión, las torturas, las injusticias sociales, el saqueo de las corporaciones extranjeras, la perversidad política, el entreguismo al poder imperialista de los EEUU, el terrorismo de Estado a nivel nacional y más allá de nuestras fronteras. Estando siempre en defensa de los (as) explotados/as, desposeídos/as, excluidos/as, reprimidos/as y discriminados/as.
Todo esto, apegado a la verdad, a esa que ocultan los gobiernos que maltratan a la población y que se enriquecen a costa de nuestra miseria. Esa verdad que despierta la rebeldía del pueblo y tumba a los déspotas, fue la bandera de Orlando.
La intolerancia del régimen se descargó sobre él, y el 17 de marzo de 1975, aproximadamente a las 7:00 pm, cae abatido por una de las balas asesinas dispuesta por las altas esferas policiales-militares del régimen Balaguerista de los doce años (1966-1978). Un crimen político, un asesinato de Estado.
Ese mismo sistema que mató a Orlando, opera hoy mediante nuestras autoridades civiles y militares, hundiendo a nuestros jóvenes en la pobreza, en las drogas y en todo tipo de actividad ilícita para luego asesinarnos en cualquier intercambio de disparos.
Es el mismo que entrega nuestros recursos naturales, que estrangula a la población con más impuestos para tapar el hoyo provocado por el robo descarado de un grupo de farsantes-mafiosos. El mismo Estado, que nos priva de oportunidades, que nos vende una falsa libertad, que nos niega salud y educación de calidad, entre otros servicios básicos, es el mismo que le quitó la vida a Orlando.
Nuestra generación está cargada por la embestida salvaje de una sociedad que promueve el consumismo, la individualidad, la codicia y el irrespeto a la madre naturaleza. Pero a pesar de esta triste realidad, muchos/as luchamos de diferentes formas, día a día para quebrar este monstruo, que deshumaniza a los ciudadanos/as, para conquistar la patria que tú soñaste y que hoy tenemos el reto y la convicción de lograr.
¡ORLANDO NO HA MUERTO, VIVE EN CADA JOVEN QUE LUCHA POR UNA SOCIEDAD JUSTA!
Comisión Política
Fuerza Juvenil Dominicana –FJD-
Santo Domingo, DN
17 de Marzo del 2016.

Share this:

Disqus Comments