Hay ejemplos que remontan el efímero espacio de la vida física.

Hay ejemplos que remontan el efímero espacio de la vida física.

A MAGALY
Por Narciso Isa Conde
Hay ejemplos que remontan el efímero espacio de la vida física.
Hay causas que en sí mismas trascienden y dejan huellas imborrables.
Hay rebeldías que por sí solas constituyen un amasijo de valores, y que junto a otras de parecido calibre apuntan hacia la gran meta emancipadora de la humanidad: hacia la asociación de seres humanos (mujeres, hombres, niños/as, jóvenes, ancianos/as) plenamente libres, en armonía con el ambiente y hermanados/a solidariamente… sin reparar en color de la piel, en fenotipos humanos, en status migratorio, en creencias, en preferencias sexuales, enfermedades estigmatizadas...
Entre tantas insurgencias hermosas, se destacan las de las clases explotadas, los combates contra la opresión de género, la defensa de la madre tierra; las peleas contra el racismo, la dictadura de los adultos, la homofobia, la xenofobia…Unas de mayores proporciones e implicaciones revolucionarias que otras, pero la mayoría generadas por opresiones funcionales al feroz capitalismo decadente de estos tiempos.
Magaly Pinedo abrazó sobretodo, muy apasionadamente y estelarmente, una de ellas: la insubordinación contra el patriarcado, contra el machismo y sus implicaciones violentas y opresivas, la defensa a fondo de los derechos de las mujeres en relación con la necesaria laicidad del Estado y la libertad de opción sexual… Lo hizo, además, con talento, creatividad, trabajo colectivo, respaldo científico, sensibilidad, valor, audacia e intrepidez.
Así, a contracorriente, construyó su propio nombre y la relevante referencia feminista que representa en esta sociedad y en otras partes del mundo, con plena independencia respecto a su también destacadísimo compañero de amor y luchas de toda la vida, Fafa Taveras.
Así se ha ganado una merecida admiración y un reconocimiento que remonta su fallecimiento físico, luego de la ejemplar pelea por su salud, sin desmayar en sus aportes.
Magaly pertenece a una generación de luchadoras, que con su pensamiento de avanzada y su subversivo accionar contra la masculinización de los poderes en el Estado, la política, la familia, las iglesias y las relaciones de pareja, ha logrado situar en el centro del debate nacional este tema crucial.
A las Magaly, Tingó, doña Juana, Negrita, Teresa, Susi, Lulú, Ochy, Sergia… esta sociedad habrá de agradecerles eternamente el salto alcanzado en la conciencia y en las luchas por los derechos de la mujer. Esta valiosa siembra ha comenzado a dar sus frutos, pendiente todavía el triunfo en toda su extensión.
A Magaly, finalmente, no puedo dejar de recordarla jovencita

Share this:

Disqus Comments