Un desorden organizado

Un desorden organizado

image
De Claudio Caamaño Vélez
El desorden que está viviendo nuestro país es un desorden organizado. Crearon las condiciones para que se produzca, y dentro de ese desorden pescar en mar revuelto.
La Junta Central Electoral sabía que los equipos no funcionarían. En muchas zonas no había conexión a internet, en algunos colegios ni siquiera donde enchufar los equipos. Equipos que requieren luz e internet permanente. Lo que buscaban era retardar el conteo, que los delegados de los partidos de oposición se retiraran por cansancio, y que solo los delegados del PLD, que se les pagó 6 mil pesos contra entrega del acta, fueran los únicos en quedarse. Colegios que a las tres de la madrugada no habían concluido.
En Santo Domingo Este, un ejemplo del cual puedo dar fe y testimonio, muchas valijas llegaron a la Junta Municipal no se sabe cómo, sin cumplir el protocolo. Valijas sin actas y sin el precinto de seguridad, lo que vicia por completo su contenido. Cientos de valijas en esta situación.
Llamar a un reconteo manual no aplica en unas valijas cuyo contenido pudo ser alterado. Eso sería validar cualquier alteración que se haya dado. Lo que aplica aquí es la realización de nuevas elecciones.
No podemos dejar que unas elecciones tan viciadas sean tomadas como válidas. Nuestro país se está abocando a una crisis de legitimidad, que si no estalla ahora, estallará luego. No podemos permitir eso.
El PLD se ha encargado de destruir la institucionalidad. No nos pidan que recurramos a las vías “institucionales”, pues esas vías han demostrado a cuales intereses responden. Esto solo se resuelve realizando nuevas elecciones en la demarcación.
Los que insistan en validar este fraude electoral serán los únicos responsables de lo que ocurra. Es legítimo el accionar de un pueblo que reclama sus derechos. Es un deber resistirnos a la arbitrariedad, al abuso, a la ilegalidad.

Share this:

Disqus Comments