Dominicano llora aún la tragedia deL 11-S

Dominicano llora aún la tragedia deL 11-S

El diácono dominicano Narciso Hernández todavía llora al narrar lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001, cuando desde un edificio vecino fue testigo de la tragedia que ese día cambió al mundo y de la que es un sobreviviente, gracias a que bajó del piso 40 en 15 minutos, por unas escaleras atestadas de gente desesperadas por salir, desde que se estrelló el primer avión.
Al hablar para LISTÍN DIARIO, al cumplirse hoy los 15 años de aquel 11-S, refiere que eran las 8:35 de la mañana cuando escuchó un fuerte estruendo que pareció un accidente, pero al asomarse junto a una compañera de trabajo, vieron estremecerse su edificio con los escombros y gente lanzándose al vacío al no soportar la altas temperaturas que impuso el fuego ante el impacto de la primera aeronave.
Poco después vio el segundo avión que se acercaba en vuelo rasante impactando con la segunda torre, “no había duda algo grande está pasando”. En medio del caos de la gente por salir y los anuncios de que no utilizaran el ascensor, ni salieran por el Norte, sino por el Este, llamado que no escucharon, el seguridad Francisco Espaillat y un mexicano que le acompañaba, fueron aplastados por los escombros.
De aquel suceso en el que perdieron la vida unas tres mil personas, entre ellos cerca de 100 dominicanos, le han quedado huellas y dolor para toda la vida. En la azotea de las torres laboraban en dos restaurantes muchos dominicanos, algunos de los cuales por la hora, estaban en camino, incluyendo su hija Wanda Hernández, cuyo retraso milagrosamente le salvó la vida, siendo avisada a poca distancia del lugar en la parada Chambers, cuando el subway (tren) fue detenido, ante la emergencia.
Narciso laboraba por 27 años y 4 meses en la empresa, en la que compartía y conversaba constantemente con Francisco, el seguridad cuyo cuerpo quedó bajo los escombros y quien estaba casado con una enfermera filipina, a la que se mantuvo llamando durante varios años, luego del 11/S y de quien ha perdido contacto, pero sabe que ambos habían procreado un hijo.

Share this:

Disqus Comments